Mira la punta de tu nariz, para encontrar el camino.

Todas las cosas están frente a ti, al igual que el camino de la vida, que deberás transitar. (Abel Desestress)

ERES EL CAMINO y la meta. No hay ninguna distancia
entre tú y la meta. Eres el buscador y lo buscado.
No hay ninguna distancia entre el buscador y lo buscado.
Eres el devoto y la devoción. Eres el discípulo y el maestro.
Eres el medio y el fin. Ese es el Gran Camino.

Ha estado siempre a tu alcance.
En este mismo instante estás en él. Despierta, y estás en él.
Te vas a dormir, y permaneces en él, sólo que al estar dormido
no puedes verlo. Y entonces te pones a buscar.
Tú eres como un borracho buscando su hogar,
pidiendo algo que está justo delante de tus ojos.
Pero en tus ojos no hay claridad: están llenos de opiniones,
de distinciones, están llenos de palabras y teorías.
Por eso tu visión es borrosa. Por lo demás, lo que sea
que estés buscando, está justo delante de ti..

Los hindúes emplean el método de mirarse la punta de la nariz:
simplemente te sientas en silencio y te miras
“la punta de la nariz”, sin hacer ninguna otra cosa.
A la gente le parece gracioso, ¡porque vaya una tontería!:
¿qué vas a conseguir con eso?.
Pero se ha perdido su significado. Lo que los hindúes
quieren decir con esto es que el camino que buscas
está justo delante de ti.
Quédate en silencio, mírate la punta de la nariz
y no te líes con ningún pensamiento… Y de pronto, ahí está;
justo en la punta de la nariz, siempre delante de ti.
NO importa donde vayas, esta delante de ti. Errado o equivocado
el camino esta siempre, delante de ti.

Esto es lo que quiere decir mirarse la punta de la nariz,
porque hagas lo que hagas, no puedes ponerla en otro sitio
mas que delante de ti. En cuanto te mueves, se mueve.
Sólo mirándote la punta de la nariz entenderás que:
la verdad está justo delante de ti.
Adonde sea que vayas, va contigo. No puedes perderla,
así que no es cuestión de encontrarla.

Pero fíjate: normalmente nunca te miras la punta de la nariz,
porque siempre estás mirando otras cosas, interesado por
otras cosas. Nunca te miras la punta de la nariz.
Y solamente te haces consciente de la punta de tu nariz
cuando todos tus deseos, todos los objetos de deseo,
han dejado de tener sentido. Solo tu eres importante

Una persona que acostumbre a verse “la punta de la nariz”,
morirá a este mundo. Tendrá un nuevo nacimiento,
porque ha mirado con claridad delante de sí mismo.

Este mundo y esta vida desaparecen. En lo que concierne
a su viejo ser, él ya está muerto. Él es un nuevo ser,
es un renacimiento. Ahora ya no hay un ir y venir.

Se ha realizado; ¿tan sólo mirándose la punta de la nariz?
Sí, porque la cuestión radica en mirar lo que hay delante
y no a los lados. Porque la verdad está delante de ti,
no puede ser de otra forma. No es ni fácil ni difícil.
No es cuestión de esfuerzo, ¿cómo va a ser fácil o difícil?
Es cuestión de despertar, no es cuestión de esfuerzo,
no es cuestión de hacer algo, para encontrar tu destino
¡Es solamente ser! Ser es simplemente ser.

Este es el Gran Camino. El único esfuerzo está
en llegar a conocer y verse la punta de la nariz,
sólo en mirar con claridad delante de ti. Y veras el camino
que a veces te parece tan difícil de encontrar y transitar.

Published in: on abril 26, 2008 at 2:50 am  Dejar un comentario  
Tags:

The URI to TrackBack this entry is: https://prehispanico.wordpress.com/2008/04/26/mira-la-punta-de-tu-nariz-para-encontrar-el-camino/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: